lunes, 1 de agosto de 2011



Animales del limes               



Quemadura del ojo y de la lengua:
mi boca mordiendo las mareas de
luz, las mucosas eléctricas...

Luz, expiada  y grotesca forma femenina y nuda
y dolor de su  requiebro e inocencia
en el frío del infierno desfondado…

Mis dientes listos –animales del limes-
para cazar toda vida radiante
toda sangre de la eternidad, sus bordes,
ya desventrada temporaneidad, tormentas...

Pero hubo guerras, guerras, guerras perpetuas
Carnicerías bajo el manto del dios que perpetúa...
Ojos de polvo hueco hueso hueco del polvo /Bajo la luz que denostamos en los actos angélicos / Al acontecer de todo excesivo  temblor.

Y cultivamos pacientes la ociosa mentira enmascarada de ambigüedad
Y criamos los corazones como pandemia de la peste...

(¿Se abrasa por su propia pena todo bosque de amor...?)

Y toda pasión arrastró siglos de espera y simulacros y
de banal carcoma postergada para
abrir la póstuma ceguera de las puertas,

el cariado espejo de la esperanza…





Copyright © carlosmamonde


   



       
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada